REMINISCENCIAS DE UN NATURALISTA

La historia de la provincia de Loja siempre se ha caracterizado por la presencia de destacados escritores y personas de ambos géneros atraídas por el maravilloso arte de la música, lo cual, sin lugar a dudas, ha sido razón suficiente para que la provincia de Loja sea reconocida a nivel internacional como la capital musical y cultural del Ecuador.

No obstante y como parte de esta historia, la presencia de destacados naturalistas y botánicos de gran renombre como Reinaldo Espinosa, Francisco Vivar Castro y Clodoveo Carrión Mora, entre otros, lograron que la provincia de Loja en su momento, también haya destacado como uno de los principales semilleros en el campo de las ciencias naturales, lo cual es un motivo más para nosotros los lojanos, el sentirnos honrados y orgullosos por el legado científico que estos personajes transmitieron a las futuras generaciones.

 Escribir sobre la vida y obra del Dr. Clodoveo Carrión Mora como biólogo, fue un motivo de gran orgullo y asombro, dado el gran legado de especies nuevas para la ciencia que fueron descritas en base al trabajo de este incansable naturalista y explorador, que recorrió los distintos rincones de la provincia de Loja en una época en que las comodidades con las cuales contamos hoy en día, no existían en aquel entonces, por lo cual uno de sus principales méritos fue el haber tenido la suficiente pasión por la investigación científica como para emprender innumerables cabalgatas y recorridos a lo largo y ancho de la región sur del Ecuador.

 Para los que han leído o conocen la historia de este personaje, el legado científico dejado por él comprende dos géneros, uno de ellos el famoso pez fósil incluido dentro del género Carrionellus, y el otro, el género Carrionia, que incluye tres especies de insectos hemípteros de la familia Lofópidae; su interés por la paleontología, lo llevó asimismo a descubrir 15 nuevas especies de plantas fósiles, tres de las cuales fueron nombradas en honor a la provincia de Loja y una en honor al Ecuador; además de ello, se destacan también, una especie de pez de la familia Loricariidae (Chaetostoma carrioni), dos especies de reptiles (Atractus carrioni) y (Stenocercus carrioni), una especie de insecto hemíptero de la familia Reduviidae (Triatoma carrioni) y algunas otras especies de anfibios y reptiles que también fueron descritas en base a sus colecciones como por ejemplo (Bothrops lojanus) y (Micrurus catamayensis).

 Además de su notable interés por el estudio de la fauna de la provincia de Loja, principalmente en el campo de la herpetología, también se destaca el hecho de que este importante científico precedió en el estudio de la botánica a otros destacados botánicos como Reinaldo Espinosa y Francisco Vivar Castro. Según se ha podido documentar, se conoce de al menos nueve publicaciones sobre la flora de la provincia de Loja, siendo su aporte más importante la famosa monografía sobre las plantas textiles y tintóreas publicada entre 1909 y 1910.

 El haber sido parte de una de las familias más tradicionales de Loja y que dio gran impulso al desarrollo cultural no solo de la provincia de Loja sino del Ecuador, también tuvo su influencia en este personaje. Una de sus principales acciones quizá a lo largo de su vida, fue el haber sido uno de los ocho miembros fundadores del núcleo provincial de la Casa de la Cultura de Loja, el cual se constituyó oficialmente el 20 de Febrero de 1947, gracias a las gestiones realizadas por su hermano, el Dr. Benjamín Carrión Mora, y por el Lic. Alejandro Carrión Aguirre, presidente y miembro titular de la Casa Matriz de la Cultura del Ecuador en aquella época.

 Su principal gestión como miembro fundador de dicha institución fue la creación de la sección reglamentaria de Ciencias Biológicas, la cual fue establecida en la sesión solemne del 9 de Marzo de 1949. Además, también se desempeñó como el primer director y coordinador de dicha área, contribuyendo de esa manera al desarrollo científico de la provincia de Loja, dando impulso a la investigación mediante la organización de diversas actividades como conferencias y exposiciones científicas.

 El Dr. Clodoveo Carrión Mora recibió varias felicitaciones y reconocimientos por todos sus logros alcanzados a lo largo de su vida, tanto en la enseñanza académica como en la investigación científica; sin embargo, el principal reconocimiento obtenido en tributo a su destacada labor científica, fue el haber recibido el título de Doctor Honoris Causa, otorgado por el Honorable Consejo Directivo de la Universidad Nacional de Loja.

 Del mismo modo, varios han sido los homenajes póstumos realizados por diversas instituciones del Ecuador y dedicados a la memoria de este notable científico.

 En la sesión ordinaria del Honorable Consejo Provincial de la ciudad de Loja, llevada a cabo el 19 de Abril del 2001, se emitió y aprobó un reglamento de condecoraciones al mérito en honor a varios personajes ilustres de la provincia de Loja, entre los cuales se designó la condecoración “Clodoveo Carrión Mora” al mérito científico, como un reconocimiento a las personas nacidas en la provincia de Loja y que hayan destacado en el ámbito científico. Actualmente y como parte de esta ordenanza, varias han sido las personas reconocidas en base a su esfuerzo e impulso al desarrollo de las ciencias en la provincia de Loja.

A partir del 2003, el Centro Nacional de Documentos Científicos de la Casa de la Cultura Ecuatoriana de Quito, decidió designar un sitio de honor e incorporar en la Galería de Científicos Ecuatorianos Ilustres el retrato de este destacado personaje.

Durante la publicación de la biografía que realicé en base a la historia de este destacado científico hubo algunas preguntas que quedaron sin respuesta, específicamente en relación a su fallecimiento en la ciudad de Guayaquil y su posterior entierro en el cementerio general de dicha ciudad.

Actualmente y en base a ciertos indicios, se ha podido descubrir que durante los últimos años de su vida y en razón a su contacto con distintos personajes y representantes de la ciencia en el Ecuador, el Dr. Clodoveo Carrión Mora desarrolló una gran amistad con el Dr. Juan Tanca Marengo, destacado médico de la ciudad de Guayaquil, quien asimismo fue un destacado miembro de la Casa de la Cultura Ecuatoriana. Se sabe además, que el Dr. Clodoveo Carrión Mora decidió radicarse en la ciudad de Guayaquil por recomendación médica del Dr. Juan Tanca Marengo y que debido a ello, el Dr. Clodoveo Carrión Mora viajaba constantemente entre las provincias de Loja y Guayas, siendo durante uno de sus viajes que le sorprendió la muerte a este ilustre hombre de ciencias.

Finalmente y a manera de epílogo personal, dados los recientes reconocimientos que se han dado en la ciudad de Loja a otro de los miembros de la familia Carrión - Mora, el reconocido poeta y escritor Héctor Manuel Carrión, y en vista del notable impulso que la Casa de la Cultura Núcleo de Loja se encuentra realizando para la recuperación del patrimonio cultural de la ciudad de Loja, considero oportuno solicitar en algún momento se considere la repatriación de los restos mortales de este destacado científico a la ciudad de Loja y que sean conservados posteriormente en la casa de Benjamín Carrión, con lo cual se dará un último y merecido homenaje póstumo a este reconocido científico cuyo 57 aniversario de su muerte se conmemora el 9 de diciembre.

 Blgo. Christian R. Loaiza S.

Posted on Diciembre 9th, 2014 by mcwcce73 in ARTICULOS

Deja un Comentario »

Trackback | RSS 2.0

no hay comentarios todavía - sea el primero?



Cerrar
E-mail It